Just another WordPress.com weblog

Por Aquiles Julián

“El estafador engaña a la gente,

pero  a la larga perderá sus ganancias.

El que obra honestamente

asegura sus ganancias.”

Proverbios 11,18 (NVI)

 

Aunque oportunamente cambien de nombre y se remocen, se reposicionen en la jerga de mercadeo, el esquema de donación fraudulento que se vende como “Donaciones Solidarias” o cualquier otro mote que asuman para estafar incautos, no es más que una versión maquillada de los llamados “Círculos de Abundancia”, “Células de Gratitud”, “Bolas Solidarias”, “Rueda de la Amistad” y otras tantas etiquetas con que se han autodenominado para borrar sus huellas y reemprender su plan de lucrar a costilla del prójimo.

 

La estafa se presenta como un medio “rápido, legal y fácil” de obtener beneficios de un un 800% de la inversión que se haga, sin vender ni trabajar.

 

En el 2007 este timo se propagó en España y en el 2008 en Chile. También en el 2008 como Burbujas de Prosperidad se propagó en Uruguay. En el 2009 penetró en Perú y el Paraguay. El uso intensivo de las redes sociales: Facebook entre otros, y el cebo de ganar dinero sin trabajar en un volumen extraordinario con relación a la inversión,  estimula en muchos la codicia y se involucran introduciendo en el  timo a familiares, amigos y relacionados.

 

La española Monserrat Gascón, quien se presenta como “terapeuta alternativa”, y que llevó a Chile la estafa,  fue entrevistada en el periódico chileno “El Día” y llega a decir que con total candidez que “no se puede hacer de la misma un cálculo matemático… porque es maravilloso”. Un pensamiento falsamente ingenuo, mágico, para un mecanismo fraudulento en que los que participan involucran a las personas cercanas para lucrarse en su perjuicio. Y no digamos de todas las mentiras que dijo: que el timo está legalizado en Alemania, Suiza, Francia, Italia… “y en todas partes”. Tremenda mentira, porque la ley suiza castiga con multas de hasta $6,000.00 euros y/o prisión de hasta tres meses a quienes se involucren en este tipo de fraude.

EL FRAUDE DE LAS DONACIONES EN LOS ESTADOS UNIDOS

 

A este mismo tipo de fraude se le denomina el Fraude de las Ocho Bolas (eight-balls model) en los Estados Unidos, donde también se le conoce como el Juego del Avión o del Ascensor. Igualmente en Estados Unidos al tipo de fraude se le conoce como “Círculos de Regalo”, “Original Dinner Party”, los “Operadores del Tesoro” y otras etiquetas con las que el fraude revive cada cierto tiempo, cuando el escándalo del último timo se ha aplacado y las personas están descuidadas y pueden ser escandiladas por el cebo de un dinero fácil.

 

La incorporación de páginas de Internet como las de GGC, Take and Gift o Fast Cash Levels le da una apariencia tecnológica al esquema pero no es tal, pues sigue siendo la misma pirámide de 4 niveles y 15 participantes que cambia de nombre y de “fashion” pero responde a la misma intención artera de alzarse con el dinero ajeno.

 

Pese al discurso de que sólo se trata de un medio de regalar y recibir dinero en un proceso de intercambio libre, y de que digan pomposamente, como en una de las páginas de Global Gifting Connection,  que se trata de un “Programa de Distribución de Riquezas a Nivel Mundial”, lo cierto es que subyace el interés de embaucar a ocho personas para despojarlas de los US$150.00 dólares o su equivalente en RD$ de $5,600.00 pesos que es “el derecho” que se paga para ser integrado en el timo, lo que contradice el discursito engañoso de que “No hay pago de membresía de ninguna clase”, pues sí hay un pago para poder participar de la estafa, que es lo que quieren disfrazar.

 

Denominar “emprendedores” a los que se involucran en esta pirámide financiera es otro uso malicioso de un concepto de negocio. Los timadores buscan presentar en forma respetable su esquema fraudulento. No son tales. No hay emprendimiento alguno. Cualquier negocio implica un valor agregado para quien adquiere el producto o servicio, y siempre consiste en una transferencia de este valor en forma de producto o servicio. El que paga recibe algo que aprecia y quiere. En el fraude de “Donaciones Solidarias” lo único que recibe es la obligación de buscar a otros incautos que se dejen engañar para poder recuperar su dinero.

 

 

 

EL MODELO DEL TIMO

 

Estructurada a partir de un modelo binario, las “Donaciones Solidarias”, al igual que las Células o Círculos de Prosperidad, se montan a partir de alguien que ofrece un rendimiento del 800% a los que participen sin vender nada, sin trabajar, simplemente reclutando o enrolando a dos personas las que, a su vez, enrolarán a otras dos, las que a su vez enrolarán cada una a dos, o sea a ocho personas, que pondrán el dinero que recibirá el cabecilla del timo.

 

En este momento, los dos que le sucedían, dividen las estructuras y cada uno toma la cabeza de la que le toca, animando a los cuatro de base a que busquen cada uno dos personas para completar las ocho que les aportarán el dinero, de manera que “ellos puedan ascender en la pirámide” y recuperar el dinero que “regalaron”. El interés en no poder la contribución hecha lleva a estas personas a enrolar a familiares y amigos, dando continuidad al embauque.

 

En España hubo casos en que se tuvo que recurrir a tratamiento psicológico para involucrados en este tipo de estafa, porque llegaron a manifestar conductas antisociales como pelear con sus familiares, intrigar, engañar a sus amigos, etc.

 

Es un modelo en que pocos ganan y pierden muchos. En el periódico chileno El Día que registró el escándalo de “La Célula” en la ciudad chilena de Concepción en el 2008 aparece registrada la siguiente proyección del timo:

 

Fase Células Personas Personas Personas que

creada               s implicadas que cobran no han cobrado

1          1                      15                    1                      14

5          16                    240                 16                    224

10        512                  7,680              512                  7,168

 

Como se ve, la expansión del timo penaliza a la mayoría de los participantes, mientras que unos pocos, los cabezas del fraude, son los que ganan o, en su defecto, los segundos que les suceden como cabeza luego de que el iniciador de la “Donación” sale con su ganancia.  Y son estos, los que cometen el dolo, los que cantan alabanzas del esquema de engaño y acusan a los estafados de “no haber hecho su parte reclutando a los que debían, a su vez, darles a ellos el dinero”.

 

 

EL FRAUDE DE LAS “DONACIONES” ES ILEGAL TAMBIÉN EN ESPAÑA

 

Es importante destacar cómo los que se embarcan en este tipo de timo aprovechan la desinformación y simpleza mental de su audiencia para proporcionarles falsa información y propiciar que queden embaucados. Así, uno de sus argumentos favoritos es decir que “los bancos son los que no quieren que la gente sepa este medio alternativo de ganar dinero, porque no tendrían a quien prestarle”; que los funcionarios de Impuestos Internos o del área financiera son los que se oponen porque no pueden deducirles al dinero obtenido por “donación”; que las “donaciones de dinero no son gravables impositivamente” (cuando en realidad no hay donación alguna, se está realizando una actividad especulativa a nivel financiero, no una donación, pues hay una intención de lucro en el acto), y que el timo está aprobado en Suiza, España, Alemania o cualquier otro país que el desprevenido prospecto no pueda constatar la información.

 

En España, donde el fraude de las “donaciones de dinero” se propagó como epidemia, con el nombre de Burbujas o células de Colores, el esquema está expresamente penado en la Ley de Ordenación del Comercio Minorista, que en su artículo 23, punto 2, expresa taxativamente que “Se prohíbe proponer la obtención de adhesiones o inscripciones con la esperanza de obtener un beneficio económico relacionado con la progresión geométrica del número de personas reclutadas o inscritas”. Además, el Artículo 248, Párrafo 1, del Código Penal español penaliza las estafas como estas. Lo mismo vimos en la legislación de la Confederación Suiza y en cualquier otro país en donde el timo se haya implementado para desgracia de muchos y lucro de unos pocos avivatos.

 

 

PRESENTAR EL TIMO COMO “MOVIMIENTO ALTERNATIVO ANTICAPITALISTA”

 

Un elemento interesante es que los enroladores en el timo de las donaciones suelen  presentar su acción como un medio de prosperar y lucrar al margen del sistema financiero y bancario, como un recurso que beneficia a los pobres, como una acción financiera alternativa y anticapitalista y otros discursos destinados a justificar que el mismo, el fraude de las donaciones, es atacado por los intereses de banqueros, grandes centros financieros, autoridades, etc., porque políticamente les afecta.

 

Si leemos los comentarios puestos al pie de las noticias publicadas sobre el timo se revela la arteridad y malevolencia de los promotores de la estafa, en sus “argumentos” falaces. Así, al pie de la información que tiene por título “Atrapados por la Pirámide” aparecida en Diario Libre Digital y firmada por los periodistas Y. Alcántara y P. Soto, vemos expresiones como: “No es una pirámide, son ciclos”;  “Respeten mi derecho de hacer con mis cuartos lo que me dé la gana”; “Más ladrones son los políticos, bancos, el gobierno”; “Obviamente el superintendente de bancos teme por los intereses de las entidades bancarias al ver que tanta gente está progresando con GGC para pagar sus deudas”; “He visto a muchos amigos hacer hasta 45 mil pesos en tres días”;No es ninguna pirámide, es más bien una página de intercambios de regalos”; “…todo es legal, hay una ley en los Estados Unidos que dice que se pueden recibir regalos de hasta 13 mil dólares no más”.

 

Ahí, como vemos, hay un resumen de sus principales argumentaciones, incluyendo la expresión grosera de que les permitan hacer con su dinero lo que quieran. Lo que pasa es que “lo que quieren” no es hacer con su dinero lo que les dé la gana sino, por el contrario, desplumar de su dinero a otros; es decir, hacer lo que les dé la gana con el dinero de otro, que le sacan con la promesa de transformar $5,600.00 en $45,000.00 sin trabajar, vender o prestar un servicio, simplemente convenciendo a otros a que caigan en la misma trampa en que cayó el incauto que aportó sus $5,600.00

 

No hay pues tal “alternativa al capitalismo”, sino una grosera estafa en que se les estimula la codicia a una serie de personas, el interés por el lucro fácil, para que caigan en el modelo engañabobos montado por un timador para sacarles dinero.

 

 

ES UN TIMO, NO UNA FORMA SOLIDARIA COMO EL SAN

 

Hay maneras en que las personas humildes sí realmente aportan financieramente en un esquema solidario de contribución como los “sanes”, que es un modelo circular en que los participantes aportan una cantidad que progresivamente va llegando a cada uno de los participantes en el círculo de los que aportan.

 

En un “san” todos dan su aporte, nadie se alza con el santo y la limosna y deja a los demás entrampados, simplemente en cada ocasión se aporta y uno de los participantes cada vez recibe el total, pero a su vez él aporta su cuota cada vez para que los otros participantes también reciban su pago.

 

Aquí, quienes montan su propia pirámide embaucan a las personas participantes con promesas como las que siguen:
Nivel 1 $ 150 8 $ 1,200       $ 1,050
Nivel 2 $ 500 8 $ 4000       $ 3500
Nivel 3 $ 1.500 8 $ 12.000     $ 10.500
Nivel 4 $ 3000 8 $ 24000     $ 21000
Nivel 5 $ 6,000 8 $ 48,000     42,000 dólares
Nivel 6 $ 12.000 8 96.000 dólares     84.000 dólares

 

Como lo que se busca es estimular la codicia al nivel que el interés del lucro fácil reduzca los escrúpulos y adormezca la inteligencia, siempre aparecerán los que, tras la fabulosa ganancia prometida, se afilien y participen, sin saber que sus posibilidades de obtener aquel monto dependen de que otros entren y ellos puedan ascender a la posición No. 1. Y que su ganancia provendrá de estafarles a aquellas personas el dinero que aportan al afiliarse, sin darle a cambio nada sino la posibilidad de ellas defraudar a otras.

 

 

ES INMORAL E ILEGAL ESTAFAR A OTROS

 

Aunque el afán por el lucro fácil domine a las personas, es válido recordarles que estafar a sus semejantes es inmoral e ilegal. La prevención tal vez tenga poco efecto, pero hay que hacerla para que nadie alegue ignorancia.

 

Más que en códigos legales voy a apoyarme en algunos proverbios del Libro Sabio. Ya en Proverbios 23, 23 nos enseña que “Vale la pena invertir para obtener la verdad, la sabiduría, el aprendizaje y el entendimiento”, y eso hemos hecho en esta serie de artículos dedicados al timo de las “Donaciones Solidarias”.

 

Otra enseñanza válida a recordar está en Proverbios 11,29: “El que perjudica a su propia familia, se arruinará”. Y en Proverbios 11,6 se lee: “Los que engañan quedan atrapado en su propia codicia”. En Proverbios 15, 6 se especifica que “las ganancias del perverso sólo le traen problemas” y el Proverbios 15, 27 vemos que “El que se da a la estafa trae problemas a su familia, pero el que rechaza el soborno vivirá”.

 

Los que participan de este esquema de timar a otros pueden burlarse. Eso siempre antecede a la caída. Ya se lee por igual en Proverbios 20,17: “Sabe bien el pan que se consigue estafando a los demás, pero después será como llenarse la boca de arena”. Y en el mismo capítulo, el 21 reza: “Las riquezas conseguidas fácilmente no llegarán a feliz término”. O el 21, 6: “Si engañas para volverte rico, tus riquezas pronto desaparecerán y te llevarán a la muerte”.

 

Hago las advertencias fundamentándome en La Biblia porque temo más al castigo divino que al humano. Acepto que esto puede generar burlas en algunos necios. Allá ellos. Temo al Señor, que es el principio de todo conocimiento. Y alerto porque es mi deber. Y sé bien que “Lo que más teme el perverso, eso le sucederá” (Proverbios 10,24), a fin de cuentas, “Es mejor ganar poco, pero honestamente, que ganar mucho, pero estafando” (Proverbios 16,8).

 

Si nada de lo explicado hasta ahora lleva a quienes han incurrido en este camino de dolo a rectificar, sepan que el castigo que les vendrá lo tendrán por bien merecido. Y que no tarda.

 

Véalo en Blogger: http://elblogdeaquilesjulian.blogspot.com/2011/03/el-timo-de-donaciones-solidarias-o-la.html

 

Por Aquiles Julián

“El dinero malhabido no aprovecha;

la honradez salva de la muerte.”

Proverbios 10, 2

 

Miles de jóvenes universitarios de las universidades clase media del país: PUCAMAIMA,UNIBE, INTEC, UNPHU, UCSD y APEC han caído en la trampa de participar en un esquema fraudulento para desplumar incautos: el esquema de donaciones o regalos de dinero, una pirámide financiera que riñe con lo legal, y que implica a más de 12,000 personas en el país en que más de 1,500 de estos esquemas de “donación” están vigentes.

 

Algunos de los jovencitos, muchos de ellos de las escuelas de negocio de estas universidades, involucrados en la estafa, defienden la misma con pasión: es, según ellos, un medio de hacerse con un dinerito. Y acusan a los bancos de estar promoviendo que dicha actividad se prohíba o a las instituciones públicas como la DGII o la Superintendencia de Bancos porque el Estado no está recaudando impuestos.  Llegan a justificar con la ley su despropósito: “No es prohibido regalar dinero a otra persona”, como si de regalar se tratara y no de participar de un esquema ilegal de donación en que los involucrados entran con la esperanza de multiplicar en un altísimo porcentaje su aporte.

 

No les importa, en su afán por el lucro fácil, que muchos pierdan dinero siempre que ellos ganen. Desafían olímpicamente la ley. Y se dedican a incentivar con promesas de ganancias exorbitantes a muchas otras personas para que participen de este tipo de actividad.

 

 

NO ES UN NEGOCIO, ES UN FRAUDE, UNA ESTAFA, UN DELITO

 

Es importante empezar por entender que ese esquema de donación que escandila a los mozalbetes no es una actividad comercial lícita, no es un negocio. Están, por el contrario, participando de una estafa, implicándose en un delito penado por la ley. Es una forma de robo y se están desacreditando como ladrones. Así de simple.

 

Es confuso llamarlo “sistema de negocio”  tal como titula el matutino El Caribe un breve  artículo de la periodista Laura Rojas el sábado 26 de febrero del 2011, que ha dado seguimiento al escándalo que otros medios prácticamente no tratan. No es en forma alguna un sistema de negocio. Es un método de fraude, un medio de estafar las fantasías de alcanzar exagerados beneficios sin trabajar. No debemos llamar negocio al delito, pues insultamos a los que trabajan honradamente. Para alarma de todos, miles de jóvenes dominicanos clase media de las principales universidades del país se han involucrado en una estafa de proporciones gigantescas, se han vuelto delincuentes.

 

Y es que no reciben dinero por prestar un servicio, suministrar un producto o realizar alguna forma de trabajo en beneficio de otros que les pagan por ello, no agregan valor alguno sino que participan de un artificio diseñado para, estimulando la codicia de recibir un volumen grande de dinero sin trabajar, animar a personas a que se involucren en el esquema de donación que han montado en perjuicio de esas mismas personas.

 

En mi página de Facebook publiqué un informe de junio del año 2003 publicado por Lawrence Wasden, fiscal general del Estado de Idaho, EE.UU., de indudable valor por su aporte en la diferenciación de esquemas fraudulentos como las pirámides financieras y los esquemas de donación, de otros tipos de operaciones que sí son  100% legales y moralmente sanas como los negocios de  distribución en red. A este documento se puede acceder por el siguiente link: http://www.ag.idaho.gov/publications/spanish/PyramidsGiftsNetworkMarketingBrochureSpanish.pdf

 

Las especificaciones que aporta el documento del señor Wasden demuestran el carácter delictivo de las llamadas “Donaciones Solidarias” que se realizan a través de las páginas de supuestas compañías como Global Gifting  Connection, GGC, Fast Cash Levels y Give and Take a las que ellos tienen que afiliarse.

 

Como bien explica el fiscal general de Idaho en el 2003 en su documento, los llamados programas de donaciones son un esquema fraudulento. Para empezar no son donaciones, pues el participante espera recibir una gran cantidad de dinero por su aporte. Y el proceso de reclutamiento de nuevos incautos a desplumar es como sigue:

 

Por lo general, un pariente, amigo o conocido le presenta la  “oportunidad”  de ayudarse y ayudarle a sus seres queridos.  Le dirán que usted puede reducir sus cargas financieras  simplemente realizando una “donación” monetaria. A cambio, le dirán que recibirá muchas veces la cantidad de su  donación inicial. Con frecuencia le dirán que una parte del  dinero será destinado a una buena causa. No caiga en este  engaño. Es ilegal. Lo más probable es que usted y sus amigos pierdan dinero. Si suena demasiado bueno para ser verdad, es probable que no sea verdad” (Documento de la Oficina del Fiscal General de Idaho, USA, 2003 citado).

 

Una muestra de su raíz fraudulenta es el manejo anónimo de la página de GGC, que impide ser rastreada hasta llegar a su origen e identificar a quienes la sostienen. Tras la codicia por recibir montones de dinero sin trabajar los participantes se implican suministrando sus números de tarjetas de crédito y otros datos que pueden ser luego utilizados para fraudes mayores en su perjuicio. Hasta ahí llega la candidez de los mozalbetes metidos a “empresarios financieros”.

 

 

COMO DISCERNIR SI ES UNA ACTIVIDAD LEGAL O ILEGAL

 

Algo muy útil que proporciona el documento es que nos permite diferenciar cuándo se trata de una actividad lícita, moral y positiva, de un esquema fraudulento. He aquí algunos de los elementos diferenciadores.

 

  • Los esquemas piramidales dependen de la obtención de dinero de los participantes, no de la comercialización de productos y servicios.
  • Los que se amparan en vender productos,  someten a sus afiliados a acumular un volumen de productos en inventario mayor que el que se puede vender.
  • Imponen cuotas mensuales mínimas obligatorias.
  • Pueden apoyarse en un producto de escaso interés o alto precio, que tiene muy difícil salida, y el dinero proviene del reclutamiento de nuevos participantes.
  • Los beneficios se derivan no de la venta de los productos, sino de la incorporación de nuevas personas al esquema fraudulento.
  • Son compañías sin mucho tiempo en operación. Nacen y se disuelven en pocos años, los suficientes para timar a un gran número de personas.
  • No ofrece garantías de recompra a sus afiliados por el inventario no comercializado o las devoluciones de los clientes.
  • La idea que se vende a los participantes no es la de comercializar productos sino la de reclutar personas.
  • Se transmite la idea de altas regalías y beneficios con poco o ningún esfuerzo y de manera rápida.
  • Hay poca o nula posibilidad de ganar dinero por la comercialización de los productos. Las ganancias se obtienen de reclutar personas que aporten dinero.

 

Y el documento del fiscal general de Idaho, USA, es clarísimo cuando dice: “El mercadeo multi-nivel o en red puede ser una forma legítima para que adquiera productos. También puede ser una manera de formar su propio negocio. Pero al final, es igual que la mayoría de los negocios. El éxito sólo se consigue con el trabajo duro. No existe un atajo para conseguir la riqueza” (documento citado).

 

 

LA PRIMERA PIRÁMIDE FINANCIERA LA INVENTÓ UNA ESPAÑOLA

 

El primer esquema fraudulento conocido tipo pirámide financiera fue fruto del ingenio de una hija del escritor español Mariano José de Larra. Baldomera Larra Wetoret, “la madre de los pobres”, prometía duplicar en dos cada onza de oro que los incautos depositaran en su Caja de Imposiciones. En diciembre de 1876, la estafadora cerró su “negocio” y dejó el pelerío. Cuando por fin la apresaron, dos años después, al descubrir que vivía con falsa identidad en Auteuil, Francia,  la condenaron a seis años de prisión. Tenía 42 años de edad, y ¡los propios estafados clamaron por clemencia para su engañadora!

 

Un siglo después, en los años ´80 del siglo XX en Portugal, María Branca do Santos, doña Branca, “la banquera del pueblo”, desarrolló un esquema piramidal en que pagaba el 10% mensual  a los depositantes. Los medios de comunicación internacionales reportaron sobre el fenómeno de esta portuguesa:  el Figaro Magazine, el Guardian, la revista Newsweek y el  Frankfurter Runsdchau, le dedicaron espacio. La estafadora lusitana pagaba intereses cinco veces superiores a la banca estatal. Más de 600 personas terminaron estafadas con más de 150 millones de dólares y a los 74 años doña Branca terminó en prisión.

 

¿Por qué estos modelos de pirámides financieras son estafas? Porque pagan los fabulosos intereses que prometen con el dinero que van aportando los nuevos participantes  o reinvirtiendo los ya comprometidos en la pirámide, hasta que el fraude madura y ya no entran suficientes incautos y entonces se cae el entramado.

 

En el 2008 en los Estados Unidos se destapa el timo del estafador Bernard L. Madoff, quien  defraudó con más de 50,000 millones a miles de personas y compañías a los que prometía una rentabilidad del 10% al 12% anual si colocaban recursos en Madoff Investment Securities. Él mismo admitió que había implementado básicamente un esquema Ponzi o pirámide financiera.

 

En el 2008 en Colombia también explotó el fraude montado por David Murcia Guzmán, quien implementó una pirámide a la que quiso presentar como un negocio legal. DMG grupo Holding, S.A., su mampara, llegó a tener sucursales en Venezuela, Panamá y Ecuador y planeaba expandirse a Brasil, México y Perú. Murcia Guzmán montó su estafa a través de la “comercialización de tarjetas prepago” (como sucedió con Momentum en su momento, en República Dominicana).  Más de un billón de dólares  fue malversado por David Murcia y sus cómplices en perjuicio de cuatro millones de ingenuos colombianos que creyeron que Murcia tenía el toque del rey Midas para sus ahorros. El gobierno del entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, tuvo que apoyarse en un “decreto de estado de emergencia” para poder intervenir la estructura fraudulenta montada por Murcia Guzmán.

 

Para la época operaba en Colombia otra pirámide financiera: Proyecciones D.R.F.E. (Dinero Rápido, Fácil  y Efectivo), encabezada por Carlos Alfredo Suárez, quien está prófugo de la justicia colombiana. En la segunda semana de noviembre del 2008 Suárez se alzó con el santo y la limosna y hasta la fecha nadie le ha visto la placa.

 

Abundan esquemas fraudulentos como los Fraudes Forex, en que te invitan a que inviertas tu dinero poniéndolo en manos de personas que “te lo multiplicaran en el mercado Forex”.  Y no digamos de otras acciones no menos fraudulentas como los famosos emails en que te anuncian un premio y te piden a qué número  de cuenta bancaria te lo acreditan o el no menos común Timo Nigeriano del político o empresario africano que tiene una fortuna multimillonaria que quiere que el lector incauto le guarde.

 

 

 

EL MONTAJE DE ESTAFAS CONTRA DOMINICANOS INCAUTOS

 

En 1998 el Dr. Julio Hazim y su equipo de periodistas desde el periódico La Nación y su programa Revista 110, pusieron al descubierto la estafa de “Momentum”, una operación fraudulenta en que más de 14,000 dominicanos perdieron alrededor de 116 millones de pesos. El manejo alegre y displicente del caso facilitó a los estafadores escapar del país. Apenas se pudieron apresar a humildes empleados. El timo fue dirigido por un cubano, un mexicano y cinco dominicanos.

 

Los hoyos financieros, estafas a ahorrantes, han caracterizado a la banca privada escasamente sometida a regulación y supervisión. De hecho, los fraudes cometidos en los distintos bancos, compañías de seguro e instituciones financieras nos lo han hecho pagar a todos los dominicanos. Se han protegido a socios de estas instituciones por razones políticas, y se ha dejado en total indefensión a la ciudadanía a la que se ha puesto a pagar los platos rotos.

 

Este último escándalo, que los medios de comunicación soslayan encarar porque implica a los hijos de las principales familias de las clases media y media alta del país, involucrados hasta el cogote en el montaje del esquema fraudulento de las “Donaciones Solidarias”, y que cunde en las seis principales universidades privadas del país: INTEC, UNIBE, PUCAMAIMA, UCSD, UNPHU y APEC, se quiere mantener en bajo perfil, que no se ventile y se airee, que se desmonte discretamente. Una muestra más de la carencia de valores positivos, integridad y decencia que abate a la sociedad dominicana.

 

 

UN ESQUEMA DE TIMO QUE ACICATEA LA CODICIA

 

Las donaciones de dinero es un esquema que acicatea la codicia en jóvenes que se creen genios o nuevos Midas. La página de “Donaciones Solidarias” llega a afirmar lo siguiente, en un español mal escrito, lo que refleja el bajo nivel cultural y académico de estos estafadores:Estas propuestas no son piramides donde solo algunos se benefician. En escencia son cadenas de solidaridad compartida entre lo voluntarios participantes que tengan a bien hacerlo. Si entras a estos programas es porque quieres ganar dinero100% legal seguro rapido y efectivo. Y todos estamos aqui con el mismo proposito: Ganar dinero en efectivo sano y limpiamente.” (Sic).

El sueño de lucrarse sin esfuerzo, de bañarse en dinero, de enriquecer sin que medie el trabajo ni la aplicación productiva durante años, muestra una proclividad a la corrupción y una carencia de valores sanos en los jóvenes universitarios dominicanos. Y esa ausencia de valores positivos se ve agravada por el mal ejemplo gubernamental, de los dirigentes políticos locales que medran del presupuesto nacional y se venden por canonjías y puestos sin escrúpulo alguno. La descomposición moral hace que los jóvenes metidos en pirámides financieras ilegales se sientan autorizados a “buscárselas” timando a sus relacionados.

Una “explicación” de los que participan de la página Global Gifting Connection sobre su papel aclara que “Esta actividad privada no es una comercialización de red, comercialización de niveles múltiples, negocio o actividad comercial. Aquí no hay transacciones de negocios, inversiones y/o accionistas. Es un concepto de equipo de apoyo de personas entre sí para cambiar vidas”.

 

Defiende la función de donar o regalar dinero a otros y lo presenta como altruista, pero la realidad es que no hay ninguna donación. Por el contrario, la persona que se afilia lo hace con la esperanza de que la cantidad enviada se le multiplique de forma sorprendente. Es una forma irregular de inversión, al margen de las instituciones legales, de los procedimientos establecidos. Y como los beneficios proceden del reclutamiento de nuevos participantes y no de ninguna actividad comercial lícita, se trata de un esquema piramidal ilegal y fraudulento.

 

Nada que se haga al margen de la ley termina bien para quienes se involucran en esas acciones deleznables. Y tenemos más que alarmarnos si la ausencia de discernimiento y el afán de lucro rápido lleva a los que serían los próximos profesionales y líderes del país a incurrir en la búsqueda del dinero fácil y el enriquecimiento al vapor por medios fraudulentos. El esquema de donación que se ha popularizado en nuestras principales universidades testimonia la carencia de valores sanos que agobia a nuestra sociedad.

 

Y la complicidad de los padres, la permisividad de las autoridades académicas, el silencio cómplice y otros signos de tolerancia a lo mal hecho nos indican el grado de podredumbre moral en que nos hemos encharcado. Y que pagaremos caro.

 

Véalo en mi blog: http://elblogdeaquilesjulian.blogspot.com/2011/02/la-estafa-de-los-esquemas-de-donaciones.html

 

Por Aquiles Julián

“En pocas semanas (dos  o tres) este negocio ha creado un boom en la capital y Santiago. En las cafeterías, pasillos de las universidades privadas, en los gimnasios y otros espacios las frases más populares, que a muchos tienen cansados son: “¿Estás en el negocio?”, “¡Éntrate en mi pirámide!” y “¿Quieres ganarte 45 mil pesos de una?”.

Laura Rojas

El Caribe

La Superintendencia de Bancos, que encabeza Haivanjoe NG Cortiñas, denunció un nuevo esquema de pirámide financiera para estafarle su dinero a los incautos: esta vez con el nombre de “Donaciones solidarias” o Global Gifting Connection. Este nuevo esquema o pirámide de Ponzi, por su creador, el italo-americano Carlo Ponzi, ha atrapado a más de uno, acicateado por la avaricia y la ilusión del dinero fácil.

Muchos confunden erróneamente los esquemas piramidales ilegales con negocios totalmente legales como los de distribución en red. Son totalmente distintos. Y bien vale la pena establecer las diferencias. Y, de paso, alertar a nuestros lectores para que no caigan en la trampa de las pirámides financieras que prometen luengos beneficios sin trabajo o esfuerzo alguno y sepan detectarlas y poner en asunto a sus familiares y amigos.

De hecho, muchos esquemas piramidales intentan disfrazarse como legales, pero la clave es de dónde provienen las utilidades. En el caso de los negocios de distribución en red y ventas directas, los beneficios derivan de la venta y distribución de de productos y servicios, la creación de clientelas y redes de distribuidores asociados. Por el contrario, en los esquemas piramidales los beneficios derivan de aportaciones financieras y reclutamiento de personas que aporten financieramente. De hecho, su promesa es que “no tendrán que vender nada”. Son dos modelos distintos: uno legal, otro ilegal. Uno basado en venta de productos y servicios; otro basado en aportes financieros.

LAS PIRÁMIDES FINANCIERAS

A los esquemas de estafa financiera se les llama Pirámides de Ponzi porque originalmente el modelo fue creado por un astuto estafador italo-norteamericano, Carlo Ponzi.

Ponzi, natural de Rávena, Italia,  llegó a Estados Unidos en 1903. En 1919 se percató que los italianos residentes en Estados Unidos enviaban en sus cartas cupones canjeables por dinero a sus paupérrimos familiares en Italia, de manera que pudiesen responder las cartas. Eso le hizo saltar la chispa de su estafa: montó una compañía llamada Securities Exchange Company. Luego empezó a repartir cupones prometiendo una ganancia del 50% en 45 días o del 100% pasado los tres meses.

Rápidamente hizo fortuna. Políticos y medios de comunicación le promovieron como ciudadano ejemplar. Todo funcionaba: los intereses eran pagados puntualmente. Muchas viudas hipotecaron sus casas, otros sacaron sus ahorros de los bancos, y todos invirtieron en el negocio de Ponzi. El dinero manaba como de una fuente prodigiosa.

El periódico Boston Post pidió al analista financiero Clarence Barron que evaluara el esquema de Ponzi y se demostró su raíz fraudulenta. Los ingenuos inversionistas montaron en cólera y se presentaron en las oficinas de Ponzi. Fue a prisión y el 1ro. de noviembre de 1920 fue condenado por fraude a cinco años de prisión. Tres años más tarde fue excarcelado y le condenaron a nueve años más.

Huye a La Florida y pone en marcha otra estafa. Antes de que le descubran escapa a Texas. Se afeita la cabeza y el bigote para intentar irse del país en un buque mercante. Termina en prisión. En 1934 lo excarcelan y, a la salida de prisión, un grupo de víctimas de sus estafas le aguardan para lincharlo. Sólo la intervención policial le salva de la ira de sus engañados. Le deportan a Italia. Allá, llegó a ser asesor financiero de Mussolini y,  de nuevo, intenta montar su esquema fraudulento sin éxito.

Termina trabajando en una línea aérea italiana que volaba en Brasil y que estaba complicada en el contrabando de materiales estratégicos. Ponzi murió en la miseria en Brasil en 1949.

LOS BENEFICIOS EXAGERADOS SIN TRABAJO INDICAN INTENCIÓN DE FRAUDE

La codicia es lo que los hábiles estafadores acicatean en sus cándidas víctimas. La ilusión de altas tasas de rentabilidad sin que medie trabajo o esfuerzo alguno, como si esa persona se hubiese encontrado la cueva del tesoro de Alí Babá, la mata de los dólares o el barril de oro al final del arcoíris, señalan claramente una propensión a ser engañado.

Muchos ahorrantes dominicanos fueron estafados por banqueros inescrupulosos que ofertaron tasas de interés superiores a las prevalecientes en el mercado y captaron ahorros y dineros que luego se perdieron en las quiebras de aquellas instituciones financieras. El escándalo de “financieras”, compañías de seguro y bancos quebrados, ha sido una constante desde el cierre del Banco de Santo Domingo hasta los más recientes de Bancrédito, el Banco Mercantil y el Banco Intercontinental, que penalizaron onerosamente a la población que hemos tenido que pagar un fraude escandaloso y manejado dolosamente en perjuicio del país por las autoridades de entonces.

La candidez y escasa capacidad de pensar y discernir de las personas, combinada con la codicia, hacen que crean posible pagar beneficios tan fantasiosos como ese de invierta US$6 dólares y reciba US$1,800 dólares. ¿De dónde proviene el beneficio? ¿Qué actividad es tan lucrativa que produce 315% casi de inmediato?

Si la codicia no nos deja pensar, estamos participando en un esquema fraudulento que será frustratorio. Muchos, que son utilizados como cebos al recibir los altísimos beneficios a su modesta inversión, para que salgan emocionados a inducir a otros a que “inviertan”, reinvierten lo ganado, por lo que también terminan si los cuantiosos montos que su imaginación desenfrenada les hizo fantasear.

EL ESCÁNDALO DE LOS JÓVENES CLASE MEDIA

Según la noticia firmada por la periodista Laura Rojas y aparecida en El Caribe digital el 24 de febrero del 2011, en el país operan más de 1,500 pirámides financieras.  En ese tipo de esquema están involucrados estudiantes de las universidades INTEC, PUCAMAIMA, UNIBE, UCSD, UNPHU y otras instituciones de educación superior de clase media. Todas expresan la proclividad de muchos jóvenes a prosperar al vapor, sin que medie trabajo. Eso debe más que preocuparnos.

No sólo en las universidades privadas de Santo Domingo y Santiago han prosperado estas operaciones fraudulentas, también en gimnasios e incluso ¡en los colegios privados! Una fiebre por recibir beneficios exorbitantes a corto plazo, sin que medie trabajo alguno, está consumiendo la imaginación de adolescentes y jóvenes al grado de que se estima que más de 12,o00 personas están involucradas como “inversionistas”.

La trampa de los altísimos beneficios que proceden de un esquema de reclutar “inversionistas” y no de ninguna actividad productiva o comercial legal ha corrompido a tal grado a amplias capas de jóvenes animados a lucrar de manera fácil, que la reacción de los mismos es de justificación y defensa del fraude, lo que se evidencia en los comentarios al pie de las informaciones en los periódicos digitales.

La degeneración moral implícita nos pronostica una amplia masa de jóvenes empecinados en prosperar ilícitamente, engañando a sus semejantes. ¿Podrán adaptarse a actividades en que el ingreso proviene del trabajo, de la prestación de servicios, de crear clientes, generar valor para las personas, intercambiar, etc., cuando probaron el éxito fácil que deriva de la estafa a las ilusiones de los incautos que nos circundan?

¿DE DÓNDE PROVIENE LO QUE DISTRIBUYEN LAS EMPRESAS DE MERCADEO EN RED O NETWORK MARKETING?

A diferencia de los esquemas fraudulentos como este de las “Donaciones Solidarias”, los llamados “Círculos de Prosperidad” y otros tipos de Pirámides de Ponzi, todos ilegales, pues se basan en aportaciones financieras hechas por “inversionistas” acicateados por la promesa de una rentabilidad desproporcionada, los modelos de Distribución en Red o Network Marketing operan mediante la comercialización de bienes y servicios que generan márgenes de beneficio y por la construcción de redes de distribución que son reclutadas y entrenadas por operadores independientes afiliados a las empresas que emplean esta metodología de negocio.

Las compañías de mercadotecnia en red como AMWAY, Natural Sunshine, Avon, Jafra, L´Ebel, etc., son compañías legales, debidamente registradas en el país, con domicilio  público y que se ajustan a las leyes vigentes. Estas empresas, que además están agrupadas en una Asociación de Empresas de Ventas Directas a nivel nacional y que, a su vez, son parte de organizaciones internacionales de ventas directas de gran reconocimiento, obtienen sus beneficios por la comercialización de productos y servicios que realizan sus redes de distribuidores asociados.

El modelo de distribución en red fue creado en 1959 por la Corporación AMWAY a partir de un modelo empleado en Estados Unidos por J.C. Penny y perfeccionado por la compañía de multinutrientes Nutrilite. En este modelo, la compañía matriz se encarga de la producción y logística de los productos, así como del programa de remuneración e incentivos. La comercialización se deja a cargo de empresarios independientes que operan como franquiciarios y pueden, a su vez, afiliar a personas dentro de sus redes de distribución, obteniendo beneficios derivados de ayudar a los nuevos socios que reclutan a ser productivos y obtener beneficios.

Las utilidades que estas compañías distribuyen entre sus asociados, incluyendo viajes, incentivos y otros beneficios provienen de la comercialización de los productos, no del reclutamiento de personas, pues las compañías derivan sus ingresos de los productos que las redes de distribución mueven mensualmente.

Se trata de un modelo de mucho éxito y novedoso de distribución, en que en vez de dejar la iniciativa al cliente como en la distribución pasiva, en que el comerciante abre una tienda y hace publicidad a la espera de que el cliente le visite, se aplica un modelo proactivo de distribución alcanzando al cliente allí donde él se encuentre: en su hogar, en su centro de trabajo, en su centro de estudios, etc. En manos de los franquiciarios o distribuidores independientes está el explicar el uso de los productos y servicios, motivar al cliente, crear la relación, brindar el servicio post-venta, seguimiento para reventa, solicitar referidos a sus clientes.

A su vez, los empresarios afiliados a los modelos de distribución en red pueden asociar a otras personas bajo sus redes, entrenarlas, capacitarlas, motivarlas y apoyarlas en sus arranques productivos y las compañías matrices suelen recompensarles como bonos, incentivos, viajes y reconocimientos el éxito de sus esfuerzos.

VERDADERAS ESCUELAS DE NEGOCIO

Los modelos de distribución en red son verdaderas escuelas de negocio, donde se forman como empresarios y empresarias personas que por  cuyos orígenes sociales, educativos, culturales, raciales o de género no han tenido formación o experiencia comerciales.

Inicialmente, las personas se incorporan a las empresas de distribución en red como medio de incrementar sus ingresos. Posteriormente, al aprender cómo opera este modelo de distribución de bienes y servicios,  al pulir sus habilidades interpersonales y sus competencias de negocio, al mismo tiempo que su credibilidad y confianza en este innovador modelo de negocio, desarrollan sus estructuras de distribución y alcanzan mayor remuneración, premios y beneficios.

Autores y personalidades de renombre como Robert Kiyosaki, Donald Trump, Brian Tracy, John C. Maxwell, Zig Ziglar entre otros recomiendan y promueven este modelo de distribución como el mejor camino para desarrollar habilidades de negocio e iniciar un negocio en el actual entorno económico.

Pero estos modelos demandan humildad, disposición para el aprendizaje, resilencia para superar frustraciones, decepciones, caídas, falta de apoyo de personas cercanas, críticas y rechazos,  persistencia y constancia en el esfuerzo, actitud positiva y creativa y capacidad de hacer equipo con sus auspiciadores.

Es un proceso de crecimiento interior, en la autoconfianza, en el diseño de metas propias, en el pulimiento de habilidades y capacidades, en el desarrollo de competencias, en la creencia en sí mismo, que constituye un reto personal que quienes se incorporan a este tipo de negocio asumen. Y que a otras les resulta incómodo aceptar.

LA DIFERENCIA QUE HACE LA DIFERENCIA

Es la definición de de dónde provienen los beneficios lo que diferencia a las pirámides financieras ilegales de los negocios de distribución en red que son legales.

Mientras las pirámides financieras obtienen los beneficios de la promesa de exorbitantes ganancias sin que medie trabajo alguno a los que “inviertan”, y operan de manera oculta o semioculta, sin regulación legal alguna y al margen de la ley, las compañías de distribución en red son empresas legales, ajustadas a las leyes vigentes, que derivan sus beneficios de la comercialización de productos y servicios con amplias garantías, y que cuentan con representantes y permisos legalmente válidos.

Las personas que desarrollan un modelo de distribución en red empiezan una carrera empresarial, asesoradas por mentores que le transmiten sus experiencias y conocimientos y les guían en sus primeros pasos en los negocios. Aprenden a hacer y cultivar clientes, administrar un capital de trabajo, comunicarse, hacer equipo, negociar, desarrollar relaciones comerciales, mejorar su actitud y su presencia, etc.

Una, las pirámides financieras, llevan a las personas a inmiscuirse en acciones al margen de la ley con objetivos fraudulentos de los que serán cómplices o víctimas.

Otras, las compañías de distribución en red, forman a las personas como hombres y mujeres de negocio, con mentalidad de servicio.

Unas, las pirámides financieras, cifran su “éxito” en involucrar a una mayor masa de personas que creen invertir sus recursos en un medio que les proporcionará fabulosos beneficios.

Otras, las compañías de distribución en red, forjan su éxito a través de la creación de clientes satisfechos y de distribuidores asociados igualmente satisfechos y se basan en la comercialización de productos y servicios.

Es una diferencia significativa. Una diferencia que hace toda la diferencia.

Véalo en mi blog: http://elblogdeaquilesjulian.blogspot.com/2011/02/por-que-las-piramides-son-ilegales-y-el.html

Nube de etiquetas