Just another WordPress.com weblog

Por Aquiles Julián

“El dinero malhabido no aprovecha;

la honradez salva de la muerte.”

Proverbios 10, 2

 

Miles de jóvenes universitarios de las universidades clase media del país: PUCAMAIMA,UNIBE, INTEC, UNPHU, UCSD y APEC han caído en la trampa de participar en un esquema fraudulento para desplumar incautos: el esquema de donaciones o regalos de dinero, una pirámide financiera que riñe con lo legal, y que implica a más de 12,000 personas en el país en que más de 1,500 de estos esquemas de “donación” están vigentes.

 

Algunos de los jovencitos, muchos de ellos de las escuelas de negocio de estas universidades, involucrados en la estafa, defienden la misma con pasión: es, según ellos, un medio de hacerse con un dinerito. Y acusan a los bancos de estar promoviendo que dicha actividad se prohíba o a las instituciones públicas como la DGII o la Superintendencia de Bancos porque el Estado no está recaudando impuestos.  Llegan a justificar con la ley su despropósito: “No es prohibido regalar dinero a otra persona”, como si de regalar se tratara y no de participar de un esquema ilegal de donación en que los involucrados entran con la esperanza de multiplicar en un altísimo porcentaje su aporte.

 

No les importa, en su afán por el lucro fácil, que muchos pierdan dinero siempre que ellos ganen. Desafían olímpicamente la ley. Y se dedican a incentivar con promesas de ganancias exorbitantes a muchas otras personas para que participen de este tipo de actividad.

 

 

NO ES UN NEGOCIO, ES UN FRAUDE, UNA ESTAFA, UN DELITO

 

Es importante empezar por entender que ese esquema de donación que escandila a los mozalbetes no es una actividad comercial lícita, no es un negocio. Están, por el contrario, participando de una estafa, implicándose en un delito penado por la ley. Es una forma de robo y se están desacreditando como ladrones. Así de simple.

 

Es confuso llamarlo “sistema de negocio”  tal como titula el matutino El Caribe un breve  artículo de la periodista Laura Rojas el sábado 26 de febrero del 2011, que ha dado seguimiento al escándalo que otros medios prácticamente no tratan. No es en forma alguna un sistema de negocio. Es un método de fraude, un medio de estafar las fantasías de alcanzar exagerados beneficios sin trabajar. No debemos llamar negocio al delito, pues insultamos a los que trabajan honradamente. Para alarma de todos, miles de jóvenes dominicanos clase media de las principales universidades del país se han involucrado en una estafa de proporciones gigantescas, se han vuelto delincuentes.

 

Y es que no reciben dinero por prestar un servicio, suministrar un producto o realizar alguna forma de trabajo en beneficio de otros que les pagan por ello, no agregan valor alguno sino que participan de un artificio diseñado para, estimulando la codicia de recibir un volumen grande de dinero sin trabajar, animar a personas a que se involucren en el esquema de donación que han montado en perjuicio de esas mismas personas.

 

En mi página de Facebook publiqué un informe de junio del año 2003 publicado por Lawrence Wasden, fiscal general del Estado de Idaho, EE.UU., de indudable valor por su aporte en la diferenciación de esquemas fraudulentos como las pirámides financieras y los esquemas de donación, de otros tipos de operaciones que sí son  100% legales y moralmente sanas como los negocios de  distribución en red. A este documento se puede acceder por el siguiente link: http://www.ag.idaho.gov/publications/spanish/PyramidsGiftsNetworkMarketingBrochureSpanish.pdf

 

Las especificaciones que aporta el documento del señor Wasden demuestran el carácter delictivo de las llamadas “Donaciones Solidarias” que se realizan a través de las páginas de supuestas compañías como Global Gifting  Connection, GGC, Fast Cash Levels y Give and Take a las que ellos tienen que afiliarse.

 

Como bien explica el fiscal general de Idaho en el 2003 en su documento, los llamados programas de donaciones son un esquema fraudulento. Para empezar no son donaciones, pues el participante espera recibir una gran cantidad de dinero por su aporte. Y el proceso de reclutamiento de nuevos incautos a desplumar es como sigue:

 

Por lo general, un pariente, amigo o conocido le presenta la  “oportunidad”  de ayudarse y ayudarle a sus seres queridos.  Le dirán que usted puede reducir sus cargas financieras  simplemente realizando una “donación” monetaria. A cambio, le dirán que recibirá muchas veces la cantidad de su  donación inicial. Con frecuencia le dirán que una parte del  dinero será destinado a una buena causa. No caiga en este  engaño. Es ilegal. Lo más probable es que usted y sus amigos pierdan dinero. Si suena demasiado bueno para ser verdad, es probable que no sea verdad” (Documento de la Oficina del Fiscal General de Idaho, USA, 2003 citado).

 

Una muestra de su raíz fraudulenta es el manejo anónimo de la página de GGC, que impide ser rastreada hasta llegar a su origen e identificar a quienes la sostienen. Tras la codicia por recibir montones de dinero sin trabajar los participantes se implican suministrando sus números de tarjetas de crédito y otros datos que pueden ser luego utilizados para fraudes mayores en su perjuicio. Hasta ahí llega la candidez de los mozalbetes metidos a “empresarios financieros”.

 

 

COMO DISCERNIR SI ES UNA ACTIVIDAD LEGAL O ILEGAL

 

Algo muy útil que proporciona el documento es que nos permite diferenciar cuándo se trata de una actividad lícita, moral y positiva, de un esquema fraudulento. He aquí algunos de los elementos diferenciadores.

 

  • Los esquemas piramidales dependen de la obtención de dinero de los participantes, no de la comercialización de productos y servicios.
  • Los que se amparan en vender productos,  someten a sus afiliados a acumular un volumen de productos en inventario mayor que el que se puede vender.
  • Imponen cuotas mensuales mínimas obligatorias.
  • Pueden apoyarse en un producto de escaso interés o alto precio, que tiene muy difícil salida, y el dinero proviene del reclutamiento de nuevos participantes.
  • Los beneficios se derivan no de la venta de los productos, sino de la incorporación de nuevas personas al esquema fraudulento.
  • Son compañías sin mucho tiempo en operación. Nacen y se disuelven en pocos años, los suficientes para timar a un gran número de personas.
  • No ofrece garantías de recompra a sus afiliados por el inventario no comercializado o las devoluciones de los clientes.
  • La idea que se vende a los participantes no es la de comercializar productos sino la de reclutar personas.
  • Se transmite la idea de altas regalías y beneficios con poco o ningún esfuerzo y de manera rápida.
  • Hay poca o nula posibilidad de ganar dinero por la comercialización de los productos. Las ganancias se obtienen de reclutar personas que aporten dinero.

 

Y el documento del fiscal general de Idaho, USA, es clarísimo cuando dice: “El mercadeo multi-nivel o en red puede ser una forma legítima para que adquiera productos. También puede ser una manera de formar su propio negocio. Pero al final, es igual que la mayoría de los negocios. El éxito sólo se consigue con el trabajo duro. No existe un atajo para conseguir la riqueza” (documento citado).

 

 

LA PRIMERA PIRÁMIDE FINANCIERA LA INVENTÓ UNA ESPAÑOLA

 

El primer esquema fraudulento conocido tipo pirámide financiera fue fruto del ingenio de una hija del escritor español Mariano José de Larra. Baldomera Larra Wetoret, “la madre de los pobres”, prometía duplicar en dos cada onza de oro que los incautos depositaran en su Caja de Imposiciones. En diciembre de 1876, la estafadora cerró su “negocio” y dejó el pelerío. Cuando por fin la apresaron, dos años después, al descubrir que vivía con falsa identidad en Auteuil, Francia,  la condenaron a seis años de prisión. Tenía 42 años de edad, y ¡los propios estafados clamaron por clemencia para su engañadora!

 

Un siglo después, en los años ´80 del siglo XX en Portugal, María Branca do Santos, doña Branca, “la banquera del pueblo”, desarrolló un esquema piramidal en que pagaba el 10% mensual  a los depositantes. Los medios de comunicación internacionales reportaron sobre el fenómeno de esta portuguesa:  el Figaro Magazine, el Guardian, la revista Newsweek y el  Frankfurter Runsdchau, le dedicaron espacio. La estafadora lusitana pagaba intereses cinco veces superiores a la banca estatal. Más de 600 personas terminaron estafadas con más de 150 millones de dólares y a los 74 años doña Branca terminó en prisión.

 

¿Por qué estos modelos de pirámides financieras son estafas? Porque pagan los fabulosos intereses que prometen con el dinero que van aportando los nuevos participantes  o reinvirtiendo los ya comprometidos en la pirámide, hasta que el fraude madura y ya no entran suficientes incautos y entonces se cae el entramado.

 

En el 2008 en los Estados Unidos se destapa el timo del estafador Bernard L. Madoff, quien  defraudó con más de 50,000 millones a miles de personas y compañías a los que prometía una rentabilidad del 10% al 12% anual si colocaban recursos en Madoff Investment Securities. Él mismo admitió que había implementado básicamente un esquema Ponzi o pirámide financiera.

 

En el 2008 en Colombia también explotó el fraude montado por David Murcia Guzmán, quien implementó una pirámide a la que quiso presentar como un negocio legal. DMG grupo Holding, S.A., su mampara, llegó a tener sucursales en Venezuela, Panamá y Ecuador y planeaba expandirse a Brasil, México y Perú. Murcia Guzmán montó su estafa a través de la “comercialización de tarjetas prepago” (como sucedió con Momentum en su momento, en República Dominicana).  Más de un billón de dólares  fue malversado por David Murcia y sus cómplices en perjuicio de cuatro millones de ingenuos colombianos que creyeron que Murcia tenía el toque del rey Midas para sus ahorros. El gobierno del entonces presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, tuvo que apoyarse en un “decreto de estado de emergencia” para poder intervenir la estructura fraudulenta montada por Murcia Guzmán.

 

Para la época operaba en Colombia otra pirámide financiera: Proyecciones D.R.F.E. (Dinero Rápido, Fácil  y Efectivo), encabezada por Carlos Alfredo Suárez, quien está prófugo de la justicia colombiana. En la segunda semana de noviembre del 2008 Suárez se alzó con el santo y la limosna y hasta la fecha nadie le ha visto la placa.

 

Abundan esquemas fraudulentos como los Fraudes Forex, en que te invitan a que inviertas tu dinero poniéndolo en manos de personas que “te lo multiplicaran en el mercado Forex”.  Y no digamos de otras acciones no menos fraudulentas como los famosos emails en que te anuncian un premio y te piden a qué número  de cuenta bancaria te lo acreditan o el no menos común Timo Nigeriano del político o empresario africano que tiene una fortuna multimillonaria que quiere que el lector incauto le guarde.

 

 

 

EL MONTAJE DE ESTAFAS CONTRA DOMINICANOS INCAUTOS

 

En 1998 el Dr. Julio Hazim y su equipo de periodistas desde el periódico La Nación y su programa Revista 110, pusieron al descubierto la estafa de “Momentum”, una operación fraudulenta en que más de 14,000 dominicanos perdieron alrededor de 116 millones de pesos. El manejo alegre y displicente del caso facilitó a los estafadores escapar del país. Apenas se pudieron apresar a humildes empleados. El timo fue dirigido por un cubano, un mexicano y cinco dominicanos.

 

Los hoyos financieros, estafas a ahorrantes, han caracterizado a la banca privada escasamente sometida a regulación y supervisión. De hecho, los fraudes cometidos en los distintos bancos, compañías de seguro e instituciones financieras nos lo han hecho pagar a todos los dominicanos. Se han protegido a socios de estas instituciones por razones políticas, y se ha dejado en total indefensión a la ciudadanía a la que se ha puesto a pagar los platos rotos.

 

Este último escándalo, que los medios de comunicación soslayan encarar porque implica a los hijos de las principales familias de las clases media y media alta del país, involucrados hasta el cogote en el montaje del esquema fraudulento de las “Donaciones Solidarias”, y que cunde en las seis principales universidades privadas del país: INTEC, UNIBE, PUCAMAIMA, UCSD, UNPHU y APEC, se quiere mantener en bajo perfil, que no se ventile y se airee, que se desmonte discretamente. Una muestra más de la carencia de valores positivos, integridad y decencia que abate a la sociedad dominicana.

 

 

UN ESQUEMA DE TIMO QUE ACICATEA LA CODICIA

 

Las donaciones de dinero es un esquema que acicatea la codicia en jóvenes que se creen genios o nuevos Midas. La página de “Donaciones Solidarias” llega a afirmar lo siguiente, en un español mal escrito, lo que refleja el bajo nivel cultural y académico de estos estafadores:Estas propuestas no son piramides donde solo algunos se benefician. En escencia son cadenas de solidaridad compartida entre lo voluntarios participantes que tengan a bien hacerlo. Si entras a estos programas es porque quieres ganar dinero100% legal seguro rapido y efectivo. Y todos estamos aqui con el mismo proposito: Ganar dinero en efectivo sano y limpiamente.” (Sic).

El sueño de lucrarse sin esfuerzo, de bañarse en dinero, de enriquecer sin que medie el trabajo ni la aplicación productiva durante años, muestra una proclividad a la corrupción y una carencia de valores sanos en los jóvenes universitarios dominicanos. Y esa ausencia de valores positivos se ve agravada por el mal ejemplo gubernamental, de los dirigentes políticos locales que medran del presupuesto nacional y se venden por canonjías y puestos sin escrúpulo alguno. La descomposición moral hace que los jóvenes metidos en pirámides financieras ilegales se sientan autorizados a “buscárselas” timando a sus relacionados.

Una “explicación” de los que participan de la página Global Gifting Connection sobre su papel aclara que “Esta actividad privada no es una comercialización de red, comercialización de niveles múltiples, negocio o actividad comercial. Aquí no hay transacciones de negocios, inversiones y/o accionistas. Es un concepto de equipo de apoyo de personas entre sí para cambiar vidas”.

 

Defiende la función de donar o regalar dinero a otros y lo presenta como altruista, pero la realidad es que no hay ninguna donación. Por el contrario, la persona que se afilia lo hace con la esperanza de que la cantidad enviada se le multiplique de forma sorprendente. Es una forma irregular de inversión, al margen de las instituciones legales, de los procedimientos establecidos. Y como los beneficios proceden del reclutamiento de nuevos participantes y no de ninguna actividad comercial lícita, se trata de un esquema piramidal ilegal y fraudulento.

 

Nada que se haga al margen de la ley termina bien para quienes se involucran en esas acciones deleznables. Y tenemos más que alarmarnos si la ausencia de discernimiento y el afán de lucro rápido lleva a los que serían los próximos profesionales y líderes del país a incurrir en la búsqueda del dinero fácil y el enriquecimiento al vapor por medios fraudulentos. El esquema de donación que se ha popularizado en nuestras principales universidades testimonia la carencia de valores sanos que agobia a nuestra sociedad.

 

Y la complicidad de los padres, la permisividad de las autoridades académicas, el silencio cómplice y otros signos de tolerancia a lo mal hecho nos indican el grado de podredumbre moral en que nos hemos encharcado. Y que pagaremos caro.

 

Véalo en mi blog: http://elblogdeaquilesjulian.blogspot.com/2011/02/la-estafa-de-los-esquemas-de-donaciones.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: